¿Cómo definir nuestras expectativas?

Conocerse bien a uno mismo, es indispensable en este proceso, como en muchos otros, una vez más.
Ya que me permitirá saber si tiendo a:

  1. Sobrevalorar o infravalorar mi capacidad.
  2. A sobrevalorar o infravalorar las dificultades que me encuentro en mi camino.
  3. Si suelo definir de una forma “realista” o no mis objetivos.
  4. Así como saber con qué herramientas cuento para conseguir lo que quiero y seguir motivándome.

Para tratar de definir nuestras expectativas de una forma realista, la recomendación general es que contrastemos nuestras expectativas con la realidad, considerando hechos objetivos frente a valoraciones subjetivas.
Considerando nuestras experiencias previas y sus resultados, aunque no sean garantía de qué va a pasar a continuación, pero es la información con la que contamos, y a la que realmente podemos acudir.

Hasta ahí, todo suena muy razonable.
¿Cuál es el problema entonces?

Pues que en ese camino, en muchas ocasiones, decidimos hacer “el estudio sociológico del año” y comenzamos la encuesta pertinente.
Dicho de otro modo, empezamos a interrogar a los demás sobre su opinión, sus experiencias e incluso sus “predicciones”, esperando que “nos iluminen con su saber”, y nos ayuden a definir nuestras expectativas.

Pero lo cierto es que, cuanta más información recopilamos, menos claro lo tenemos, más confuso es, más variables influyen, más implicaciones vemos en las relaciones entre dichas variables y sus posibles consecuencias, hasta juntarnos con un maremágnum tan complejo, que no sabemos qué hacer con él.

Se suponía que el objetivo era “tener las cosas más claras”, y sin embargo, más confusos estamos.

Tener más información, no nos garantiza, necesariamente, tener las ideas más claras.

A veces, la expectativa más realista que podemos tener es:
“No se qué puede pasar, no se cómo puede salir, ni cómo va a hacerlo, de hecho”.

Y es que es mucho mejor, tener esta expectativa, que aunque resulte imprecisa, me permite tener la “apertura mental” necesaria para “estar preparado para lo que sea”, que contarme un bonito cuento, sin base ni solidez, por muy bonito que sea y suene.

Dijéramos que tenemos que “llegar a un acuerdo con nosotros mismos”, y decidir cuánto le vamos a atribuir a la objetividad, y cuanto a nuestros deseos y anhelos, para saber el “grado de confiabilidad” que podemos tener en nuestra expectativa, sin engaños.

Por ejemplo, si el 80% de mi expectativa se asienta en hechos objetivos, y el 20% restante en mis deseos, podré decir con un grado de confiabilidad elevado, que mi expectativa tiene bastantes probabilidades de cumplirse.
Si los números son al revés, 20% y 80%, mi expectativa difícilmente se cumplirá.
Yo elijo qué porcentajes me van a hacer decantarme hacia un lado u otro.
Digamos que si es un 60% basado en hechos objetivos y un 40% en mis deseos, decido que es el “margen mínimo” para que yo considere que es algo probable que mi expectativa se cumpla, y que si el primer porcentaje sube y el segundo decrece, entonces mi expectativa será poco probable, por ejemplo.

Pongo estos ejemplos, pero realmente no hay un criterio estándar.

Cada uno tiene que decidir “cuáles son sus números”, por decirlo así.
Tú decides, tú eliges.

Al final, es nuestro criterio el que prevalece, y es por ello que es tan importante conocernos a nosotros mismos, para saber qué mecanismos nos resultan más o menos funcionales.

Hay personas que dicen que prefieren “esperar lo peor” para así “no llevarse el chasco”, y hay personas que, por el contrario, prefieren “tener esperanza” y así “no sufrir por adelantado”.

Sea como sea, es nuestra responsabilidad elegir nuestras expectativas, como elegimos nuestros pensamientos en general, de ello dependerá que estemos motivados o frustrados.
Por supuesto que también influye cómo se vayan desarrollando los acontecimientos, así como cuales hayan sido nuestras experiencias y los resultados que hayamos obtenido, tanto en el pasado como en el presente.

Lo que es claro es que si tenemos la creencia de que: “si me esfuerzo y trabajo con empeño, me lleve más o menos tiempo, acabo consiguiendo lo que quiero”, nuestra motivación se verá reforzada y, precisamente, “nos moverá a actuar”.

Se que es difícil mantener esa actitud, sobre todo cuando nos encontramos con situaciones en las que las variables que influyen con más peso, escapan a nuestro control.
Pero la alternativa es darse por vencido, y yo no se vosotros, pero yo no conozco a nadie que sea feliz con esa actitud.

Una de las partes muy duras de esta vida y que nos cuesta mucho asumir, es el aceptar que hay cosas que, definitivamente, no van a salir como queremos y deseamos, pero esa aceptación nos permite focalizar nuestros esfuerzos donde si podemos conseguir los resultados que deseamos, y no en la frustración que sentimos, por lo que no conseguimos.

Dicho todo esto, en muchas ocasiones, como ya os dije cuando empezamos a hablar de las expectativas, lo mejor que podemos hacer es intentarlo, y según los resultados e información que vayamos obteniendo, decidir cuál es el camino a seguir, el siguiente paso a dar, y entonces, sentar nuestras expectativas.

Nuestras expectativas están en proceso de reevaluación constante, no son estáticas ni definitivas.

La vida siempre puede sorprendernos, y nosotros a nosotros mismos también, o más aún.

¿Os ha pasado alguna vez que en el proceso de consecución de un objetivo, habéis decidido cambiarlo por otro?

Si os ha pasado, ya lo sabréis por vosotros mismos, si no es así, deciros que es el proceso natural de las cosas, que cambien, que progresen, que evolucionen, que se asienten, que se definan.
La paciencia, una vez más, será vuestra gran aliada en el viaje por la vida.

Nos afanamos en tomar decisiones, en tenerlo todo claro, definido y “atado”, ahora y de cara al futuro.
Pero ninguno somos Nostradamus.

No sabemos qué viene a continuación.

Como decía Forrest Gump: “la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar“.

Y por mucho que te digas a ti mismo: “venga hombre, si es cuestión de mirar en la caja y ver de qué es cada uno, y ya está resuelto”.

Bueno, es posible que eso te de una idea, pero lo que nunca sabrás hasta que lo experimentes es cómo te hará sentir, si te hará feliz o no, si es lo que quieres o no.
En consecuencia, hasta que no andes el camino, hasta que no te encuentres comiendo la caja de bombones, no sabrás cuál quieres realmente, o si quieres seguir comiendo esos bombones u otros, o cómo te hace sentir la experiencia de estar disfrutando de esos bombones en concreto y no otros.

Nuestras expectativas nos dan una orientación no un mapa exacto del terreno.

Nos pueden alentar o nos pueden desanimar.

Podemos utilizarlas en nuestro beneficio o en nuestro detrimento.

Lo que es seguro es que si se convierten en nuestra única realidad, nunca se ajustarán a lo que realmente está pasando.

Aceptar el hecho de que todo cambia, y sigue cambiando, y que lo que nos hace felices hoy, tal vez no nos haga felices mañana, nos invita a seguir viviendo, a seguir descubriendo, a seguir maravillándonos con lo imprevisible y mágica que puede ser la vida.

Entiendo que pueda generar cierta inseguridad el no saber qué va a pasar, ni dónde vas a estar dentro de dos años o de veinte, o cómo van a ser las cosas o las personas de tu alrededor.
Pero aferrarte a una idea estática de las cosas lo único que te va a poder garantizar es que te quedes descolgado, “fuera de juego”, al margen del viaje que es la vida.
Si, tal vez te de seguridad, pero no será real, sólo una construcción de tu mente que, intentando darte seguridad, confianza y tranquilidad, lo que está haciendo es que te pierdas lo que realmente está pasando.

Fluir, que bonita palabra, y cuánto nos cuesta.
Pero eso es la vida, ¿no?

Tomar cada oportunidad, disfrutarla, vivirla e ir recalculando ruta a cada paso, de forma que estés realmente andando tu camino, sacándole todo el jugo y viviendo a tu manera, la vida que tienes, justo delante de ti, al alcance de tu mano.

La seguridad que podéis tener, es que estáis viviendo, escuchándoos a vosotros mismos y esforzándoos en el camino de ser felices, eso os animará a seguir, a continuar.

¡Feliz Viaje!

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.