¿Cómo acertar con un regalo?

Sigue estos dos pasos…

1.- Escucha con el corazón.
Escuchar con los oídos bien abiertos no es suficiente.
Las personas, por lo general, solemos manifestar nuestra opinión sobre las cosas, dejando ver qué nos gusta y qué no, también, qué anhelamos o qué queremos al menos, supuestamente, pero…

No es lo mismo expresarlo en forma de “queja” que en forma de “deseo”.

Me explico, hay personas que se quejan de no tener “ese algo que supuestamente les encanta”, pero no manifiestan su deseo de tenerlo, sólo su queja por no tenerlo.
Si es el caso, el regalo “sofocará” la queja, pero no “inundará” de alegría, tiene que ver con lo que comentábamos en su momento, de “querer y odiar lo mismo, a la vez”.

Y hay otras personas que, por mucho que las escuches y conozcas, no tienes ni la más remota idea de qué regalarles, personas a las que llamamos “difíciles de regalar”, personas a las que parece que nada les satisface ni les hace felices.
Como podéis imaginar, la dificultad suele encontrarse en que ni ellos mismos saben qué quieren muchas veces.
Si es el caso, no desesperéis.
Asumir que la reacción de la persona a la que regaláis, muy probablemente, no se ajuste a vuestras expectativas, independientemente del regalo que le hagáis y entender que su reacción, hablará más de la persona que lo está recibiendo que de vuestro regalo.

Se que solemos pensar que son personas increíblemente exigentes y que es imposible satisfacerlas y “acertar”.
Pero, ¿cómo vas a acertar si ni si quiera ellos mismos saben qué quieren y qué les hace felices?

2.- Regalar con el corazón.
Regalar algo que la otra persona “necesita” es muy práctico, pero todos sabemos que no “emociona”, salvo en contadas excepciones.
A fin de cuentas, si necesitamos algo mucho, ya nos encargaremos nosotros de conseguirlo, ¿no?
Y justo ahí, podríamos decir, que está la excepción: que no podamos conseguirlo por nosotros mismos porque, tal vez, tengamos unas necesidades más prioritarias que cubrir, no nos atrevamos, no queramos hacerlo solos, etc.

Regalar con el corazón significa elegir un regalo que exprese lo que queréis expresar con ese regalo, un regalo que os emocione a vosotros al imaginar la cara de la persona a la que se lo entreguéis.

No os compliquéis con regalos elaboradísimos y complicadísimos, no necesitamos un Ferrari para ser felices.
El lenguaje del corazón suele ser mucho más sencillo.

Un regalo que llene tu corazón de alegría, y el de la persona a la que regalas, ese es el secreto para “acertar” con un regalo.

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Pareja, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.