El regalo más preciado

Que puedes hacer a otra persona es tu tiempo.

No hay prórrogas, no hay segundas oportunidades, no hay formas de “extenderlo”.

El tiempo con el que venimos a este mundo es limitado, precisamente por eso, es el regalo más preciado que puedes hacerle a otra persona.

Nuestro tiempo no vuelve, no lo recuperamos.
Inviértelo, no lo gastes, no lo despilfarres, no lo pierdas.

Con quién lo invertimos, a quién se lo regalamos y cómo lo disfrutamos, haciendo que cada segundo cuente es además el regalo que nos hacemos a nosotros/as mismos/as.

Comparte tu tiempo, es extraordinario.

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Mujeres, Pareja, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.