Los hombres que si amaban a las mujeres

Sólo leer la frase ya me hace sonreír.

Hace un tiempo escribí sobre “los hombres que no amaban a las mujeres“.
Y es sólo una cara de la moneda.

Los hombres maravillosos y extraordinarios a los que me voy a referir ahora son aquellos que sólo al hablar de esas mujeres maravillosas que aman resplandecen de adoración.

Hombres a los que no les importa ni lo más mínimo que lleves tus gafas porque no te has puesto las lentillas, y que incluso te ven sexy con ellas, que les da igual que estés con la regla o enferma, que están ahí para ti y contigo, en la forma que sea.

Hombres que dicen lo siento cuando se equivocan, te apoyo cuando vas a tomar una decisión que en realidad no les conviene, que te suben las bolsas de la compra cuando te duele la espalda, que te regalan flores sólo porque te gustan (aunque no hayan hecho nada por lo que pedir disculpas), que te dan una sorpresa sólo para verte sonreír y hacerte feliz,…

Hombres que no te dicen lo que tienes que hacer, que te piden tu opinión, que te piden tu ayuda y consejo, que te respetan y te ayudan en lo que necesitas y pides, que piensan en ti y contigo.

Hombres que quieren pasar más tiempo contigo, a los que no tienes que preguntar qué sienten por ti, que ante tu sonrisa ponen esa misma “cara de idiotas” que ponemos nosotras cuando pensamos en ellos.

Hombres que te dan tu tiempo, respetan tu espacio, te abrazan para reconfortarte, te comprenden y aceptan aunque a veces no te entiendan del todo.

Hombres que te quieren tal y como eres, con todo el “pack completo”, que te valoran y admiran, que te ven tal y como eres, y precisamente por eso te aman con todo su corazón.

Esos hombres que a todas nos hacen suspirar de admiración, profundo amor, ternura y pasión…

Hombres que queremos para siempre a nuestro lado.
Hombres que merecen la pena.

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Mujeres, Pareja, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.