Sentirse “Segura”

Nos parece algo casi tan raro y extraño como que un político diga la “verdad”, en nuestros días.

Pero es posible, es posible sentirse segura.
Puedes llegar a sentirte segura, si decides confiar.
Segura contigo misma, con tu vida y con tu relación de pareja (puede llegar a sonar incluso más extraño, ¿verdad?).

La seguridad, como la confianza, tienen mucho de elección.

Ya que nunca podrás llegar a tener la certeza absoluta.

¿Me estaré equivocando o estaré haciendo lo correcto?
¿Me quiere o no me quiere?

Salvo que no nos damos cuenta de que muchas veces el error que cometemos es “razonar excesivamente” las respuestas a esas preguntas, justificar esas respuestas, cuando realmente sentimos y/o pensamos otra cosa.

Y digo esto porque, de hecho, yo puedo sentirme muy querida por alguien y, sin embargo, que ese alguien me quiera muy poco, y a la inversa; yo me puedo sentir muy poco querida por alguien y, sin embargo, puede quererme con toda su alma.

En definitiva, si me apuráis, no importa tanto lo que la otra persona sienta por mi, como lo que este sintiendo yo.
Porque si tengo que “convencerme” de que alguien me quiere o de que yo quiero a alguien… Mal vamos, ¿no?

La seguridad no es dependencia, no es control, ni confirmaciones y re-confirmaciones constantes.

Realmente, ¿qué te va a hacer sentir más segura?

Que tu chico te vaya a buscar cuando sales del trabajo todos los días o que te de un “spray de pimienta” y te enseñe como usarlo.
Que te diga todos los días que te quiere o que se disculpe cuando “meta la pata” o acepte tus disculpas cuando la metas tú, y siga a tu lado.
Conocerte a ti misma o que otra persona o personas te digan qué hacer, cómo hacerlo y qué sentir al respecto.

Como ya os decía, es una elección.

¿Qué vas a elegir tú?

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Mujeres, Pareja, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.