Las luchas de poder en las relaciones de pareja

Son completamente absurdas y una pérdida total de tiempo y recursos.

¿Es que acaso mi pareja es mi enemigo o enemiga?

Ahora bien, si es “el juego” al que queréis jugar, adelante, pero estaréis en la “cuerda floja” constantemente.

Sintiéndoos constantemente a la defensiva, con las alarmas puestas, mirando a vuestras espaldas… “Controlando al enemigo”.

Os sentiréis en riesgo, no podréis confiar, ni relajaros, ni pedir ayuda, ni recibirla, ni mirar al futuro con entusiasmo y optimismo.

¿Es la vida que queréis vivir?
¿Es esa forma de vivir?

Si una persona te respeta y te valora, va a hacerlo, ganes lo que ganes, te enfades y montes el pollo o no, “ganes” las discusiones o las “pierdas”, pidas perdón primero o después.
Nada de eso importa.

El respeto, la consideración, la valoración y la educación no hay que ganárselos, son inherentes al ser humano.

Están las personas que lo dan y las personas que no.

Y no tiene nada que ver con lo que digas o hagas, en el ámbito personal, laboral, familiar o incluso sexual.

Yo más bien, si me lo permitís, os sugeriría que os plantearais con quién habéis decidido compartir vuestra vida y qué os estáis planteando en vuestra mente respecto a vuestra relación (o las relaciones en general), si no podéis sentiros respetados/as si no estáis con el látigo todo el día en la mano… Eso no es poder, sino dominación, y no es base para construir nada, excepto una rebelión, batalla, dolor y sufrimiento.

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Familia, Mujeres, Pareja, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.