5 Mitos sobre las dietas

Hay muchos, como bien sabréis.
Yo me voy a centrar en el componente psicológico, como no podía ser de otra manera, de 5 de ellos:

  • “Si quieres adelgazar, la única manera es no comer”.
    Esta frase creo que todas la hemos oído, y seguramente la hemos dicho también en más de una ocasión.
    Yo no voy a entrar en cuestiones nutricionales, lo que si os voy a decir es que, desde el punto de vista psicológico, es una excusa perfecta para comer lo que nos de la gana.
    A fin, de cuentas, no comer no es una opción, más aún, es una tortura, y es obvio y evidente que yo no me voy a torturar a mi misma, ¿quién hace eso?
    Así que, lo más lógico e inteligente es no hacer dieta. Está claro.
  • “El lunes empiezo” o “Cuando acaben las Navidades o pase la Semana Santa o el verano o mi cumpleaños”.
    La clave no es cuándo empieces, aunque en cierto modo puede ayudar, la clave es la motivación.
    Esta claro que si no hay ricos manjares paseándose ante nuestros ojos por doquier, nuestro “deseo por la comida” no se verá tan estimulado, pero ese deseo seguirá ahí.
    De modo que si no tengo claro cuál es mi motivación o motivaciones para seguir unas pautas de alimentación concretas, lo más probable es que, no sólo ningún momento sea bueno, sino que las probabilidades de que yo sea capaz de mantener en el tiempo esas pautas, sean muy bajas.
  • “Me pongo a dieta para perder unos kilos”.
    Suele ser el objetivo, ¿no?
    Pero como ya os he dicho en alguna ocasión, las dietas son difíciles de mantener en el tiempo, porque el principio del que parten es: “tienes que restringir la comida (algo que te gusta, y puede que mucho) para conseguir el cuerpo o físico que quieres, porque estás gorda, eres fea, no gustas,…”.
    Desde el punto de vista psicológico eso significa: “no está “bien” como eres y tienes que castigarte para conseguir ser como quieres ser y gustar a los demás”.
    ¿Se os ocurre una forma más cruel de machacarnos a nosotras mismas, despreciarnos y no querernos?
  • “Es mejor no decirle a la gente que estás a dieta”.
    Si bien es cierto que la gente te puede preguntar cómo lo llevas o cuánto has perdido, muchas veces lo que resulta “incómodo” es cuando “te la saltas”.
    Al fin y al cabo, si “la dieta está funcionando”, lo que recibirás de los demás, probablemente, sean cumplidos, alabanzas o mensajes de ánimo, y pueden funcionar a modo de “refuerzo“, para continuar con el plan que estás siguiendo.
    Sin embargo, si, como os decía, “te lo saltas” la gente te lo puede “recriminar”, cuestionar o incluso reprobar, y sobra decir que eso no resulta agradable, más aún, podemos sacar conclusiones más generales aún sobre qué imagen tienen los demás de nosotras, como personas, lo cual nos puede no sólo desanimar, sino despertar en nosotras cierto sentimiento vengativo o reivindicativo, también tristeza, el abanico es amplio.
    La cuestión aquí es que, en no pocas ocasiones, la comida funciona como un “ansiolítico” y/o como un “antidepresivo”, de modo que si estas emociones, que van de la rabia a la tristeza, pasando por la ansiedad, se despiertan, muy probablemente vamos a sentir la necesidad de comer a nuestro antojo y “pasarnos la dieta por el olvido”.
  • “No soy capaz de perder peso”.
    Este es otro clásico.
    Vamos a ver, si no comes, adelgazas, tardas más, tardas menos, pero adelgazas.
    Ahora bien, ¿estás dispuesta a hacer lo que “tienes que hacer” para perder peso?
    Porque claro, tú quieres perder peso, por eso te pones a dieta, por eso consultas casi hasta al oráculo a ver qué dieta está de moda o funciona, le preguntas a tus amigas por trucos y por las dietas y milagro, y estás leyendo esta entrada incluso.
    Pero no tiene nada que ver querer perder peso a querer hacer lo que necesitas hacer para conseguir ese objetivo.
    Sin embargo, tal vez, si que estés dispuesta a hacer cambios en tus hábitos de vida y alimentación, para cuidar más y mejor de ti misma, y estés dispuesta a aceptarte a ti misma y a tu cuerpo, para sentir paz, armonía, satisfacción con lo que tienes.
    ¿Qué te parece?

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Nutrición, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.