Yo elijo

Mis pensamientos, mi actitud, mis palabras, mis afectos, mis obligaciones, mis responsabilidades, mis compromisos,… mi vida; igual que elijo la ropa que me pongo cada día.

Con estas dos palabras empiezan algunas de las frases que más repito en consulta.

Una de mis pacientes, de hecho, me decía que esas dos palabras “le habían encantado” porque habían cambiado su perspectiva por completo, cambiando tanto su actitud ante la vida como su vida en sí misma.

Y es que, por compleja que parezca la situación, por cerrada o determinada de antemano que me parezca mi vida en este momento. ¡Estoy eligiendo!

Puede que no sea una elección fácil, puede que, en realidad, ninguna de las opciones me convenza del todo, en realidad.
Pero sea como sea, ¡estoy eligiendo!

Vivo mi elección, cada día.

Es bastante más interesante que me pare a pensar por qué estoy eligiendo esto concreto y para qué, que lamentarme por “mi mala suerte en la vida” o criticarme, juzgarme y machacarme por lo que estoy eligiendo o por mi posible “mal juicio”.

Si quieres hacer otra elección, adelante. ¡Hazla!
No hay manuales al respecto ni modelos de previsión o predicción en la vida.
Sólo estás tú, tus preferencias, tus deseos, tus anhelos, tus expectativas, tus elecciones y tus decisiones.

Es responsabilidad tuya hacerte feliz y hacerte cargo/responsable de ti mismo/a.
Y esas elecciones tienen mucho que ver.

Sólo si se qué quiero, podré saber cómo conseguirlo (aunque el camino no sea sencillo).
Sólo entonces podré elegir.

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.