Las Prohibiciones

Sólo hacen que deseemos más y nos resulte más atractivo lo “prohibido”.

Si algo se nos niega, lo deseamos más, nos genera más curiosidad.

Se que es muy difícil e incluso agotador explicar a nuestros/as hijos/as el por qué de las cosas, qué son y qué consecuencias tienen, de una forma “didáctica”, pero creerme, el prohibir sin más puede llegar a tener efectos muy perjudiciales.

A todos/as nos dan miedo ciertas cosas.
Hemos tenido nuestras propias experiencias además de haber visto el efecto que tienen en nosotros/as mismos y en los demás.
Podemos llegar a creer, por tanto, que el no hablar de ciertas cosas será la mejor opción, proteger a nuestros/as hijos de esa realidad, para que no tengan que “pasar por lo mismo”.
O tal vez mostrarles lo perjudicial que puede llegar a ser, de una forma un tanto “cruda”, y que así “no tengan si quiera la tentación”.
En ambos casos el resultado es el mismo, lo que generamos en nuestros/as hijos/as es miedo e incomprensión.

¿Es la manera en la que queréis que vivan vuestros/as hijos/as?

Por supuesto que eso de “predicar con el ejemplo” es necesario, pero no lo único.

Tener una relación de sinceridad, respeto, comprensión y aceptación con nuestros/as hijos/as es el mejor profiláctico, la mejor prevención.

Podéis contar con que van a tener dudas, que se van a encontrar en situaciones “comprometidas” en las que tal vez se vean presionados/as y tendrán que elegir.
¿A quién queréis que pregunten cuando eso ocurra?

Creo que los padres y las madres, al igual que los/as psicólogos/as, es aconsejable que estén preparados/as para hablar de cualquier cosa con la mayor naturalidad posible.
Y si no lo estáis en el momento, no tengáis problema en decirles a vuestros/as hijos/as algo así como: “es un tema importante hijo/a y quiero contestarte con la mayor información posible, lo hablamos mañana (o cuando sea, pero poner una fecha y tiempo concretos), ¿de acuerdo?”.

Desde luego que habrá temas que os hagan “subir la bilis” de golpe, por peligrosos o por “absurdos” ya que tal vez lo hayáis hablado más de una y mil veces con ellos/as o simplemente os parezca inconcebible lo que os están planteando.
No importa, repetirlo todas las veces que haga falta.

Para aseguraros de que ha quedado “claro”, pedirle a vuestro/a hijo/a que os lo repita con sus propias palabras, así podréis también aclarar cualquier duda que pueda quedar, explicarle además que vosotros/as también tuvisteis una duda parecida, qué paso, qué hicisteis, poner ejemplos, y dejar la puerta abierta para que os consulte cualquier cosa que necesite, cuando lo necesite.

Todo ayuda, no lo dudéis.
La información nos hace libres, libres para elegir y decidir en nuestra vida.

Recordar que estáis educando a vuestros/as hijos/as para ser seres humanos independientes que decidan por si mismos/as.

Si tenéis dudas de cómo hacerlo, no dudéis en consultarnos.

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Familia, Niños y Niñas, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.