La primavera que no acaba de “llegar”

Nos tiene a todos medio descolocados.

Llevo unas semanas observando que, con estos cambios de tiempo que estamos teniendo en la Comunidad de Madrid, andamos todos medio de cráneo, con un ánimo un poco bajo y sin saber muy bien por qué.

Una vez más, permitirme que os recuerde que somos “animales”, eso significa, en este caso, que los cambios del tiempo nos afectan.

Nuestro cuerpo “nos pide” más actividad al aire libre, pero parece que el tiempo no se acaba de “decidir”.
Dormimos peor, descansamos menos.
Nos encontramos cansados, desanimados y con la “necesidad” de hacer cosas, pero sin mucha gana de hacerlos en realidad.

Así que yo os voy a hacer algunas recomendaciones:

  • Regular vuestro patrón de sueño: en realidad, esta es una recomendación general que aplica a cualquier momento.
    No somos conscientes de lo tremendamente importante que es el sueño, pero es fundamental, ya que de él depende nuestro descanso, nuestra regeneración celular, que se asiente los conocimientos y experiencias en nuestro cerebro, que tengamos energía y “ganas” de acometer el día a día, etc.
  • Planear actividades al aire libre: no sólo las vais a disfrutar muchísimo, sino que además os va a ayudar a regular el patrón de sueño ya que, como animales, nuestros relojes circadianos necesitan de la luz para regularse.
    Así que procurar tomar el sol, salir a la calle, al menos 15 minutos al día.
  • Tomar alimentos ricos en nutrientes: os proporcionarán más energía y equilibrio.
    La fruta, en este sentido, jugará un papel fundamental, rica en fibra, hidratos y azúcares, así como líquidos, que además os irá introduciendo en el cambio de estación.
  • Aprovechar para retomar contacto con amigos/as y familiares que haga tiempo que no veis.
    Esta es la época en la que tenemos más actividades de ocio, así que… ¡Vamos a ello!
  • Vestir con colores más claros, con ropa más ligera y con las famosas “capas” para adaptaros a los cambios de temperatura.
    Además de ser una opción más cómoda, os animara.
  • Si aún no tenéis las vacaciones de verano organizadas, poneros manos a la obra.
    La expectativa de una “recompensa” que compartir y disfrutar os llenará de energía, ilusión y buen humor.
  • Sonreír: sólo porque hace un día precioso, sólo por todo lo que tenéis delante de vosotros/as, sólo por todo lo que está por venir, por los planes, las personas con las que compartirlos, sólo por la ilusión de disfrutar… ¿Sólo?
  • Cultivar vuestras fortalezas: ya sabéis que es el punto clave de la Psicología Positiva, pero además, en estos días, os ayudará a ver, experimentar y disfrutar de los mejor de vosotros/as mismos/as, a potenciar la felicidad, vuestra autoestima en general.
  • Dedicarle un tiempo a la naturaleza: sea vuestro jardín, vuestras cuatro macetas en la terraza o dar un paseo por el campo.
    Veréis todo lo que la naturaleza tiene para vosotros/as.
    Respirar hondo, concentraros en los olores y sensaciones.
    La vida, en estado puro, ese maravilloso regalo y fenómeno de la naturaleza está floreciendo ante vuestros ojos.
  • Celebrar los nuevos comienzos: eso representa la primavera, los nuevos comienzos, una vez más.
    Es extraordinario ver como la naturaleza se renueva, una y otra vez, explorando nuevas formas, nuevas opciones, nuevas posibilidades, que no tienen fin.
    Los nuevos comienzos representan a su vez nuevas ilusiones, nuevos caminos, nuevos proyectos… ¿Cómo no sonreír?
    Una “nueva felicidad” está a la vuelta de la esquina.

En realidad, ¡la primavera ya está aquí!
¡Disfrutarla!

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.