Cada regalo

Que hacemos y/o recibimos, es un regalo a su vez para el Universo, para la energía y la fuente de la que emana todo, el amor.

¿Cómo es eso?

Cada vez que regalamos o recibimos un regalo, del tipo y coste que sea, porque su valor, es incalculable, aumentamos los dígitos de la cuenta de la “alegría”, “ilusión”, “cariño”, “afecto”, “amor” y “felicidad” que circundan en el Universo.

Tal vez, me dirás, si, eso está muy bien, pero…
¿Realmente es “buena idea”?

Personalmente creo que, hacer un regalo “siempre” es buena idea, al fin y al cabo, ¿qué es lo peor que puede pasar?
¿Unos euros menos en la cuenta y más sonrisas, besos y abrazos en este mundo, en tu “cuenta personal” y en la de la persona a la que regalas?
Pues yo, regalo, sin dudarlo.

Ah, bueno, esperar, claro, igual vosotros/as estáis pensando en la posibilidad de que a la otra persona no le guste el regalo o no lo acepte… Es verdad, es una posibilidad, pero, aún así…

Cuando hacemos un regalo, le decimos a la otra persona: te quiero, te aprecio, he pensado en ti, creo que esto te gusta o te gustaría, y quería hacerlo, por y para ti, solo para hacerte sonreír, para que cada vez que lo veas o te lo pongas o lo disfrutes, recuerdes que hay alguien que te quiere y para quien eres importante, que quiso hacer de tu día, de tu vida y de ese momento, algo especial, para estar a tu lado, aunque no pueda estarlo físicamente siempre que quiera estarlo, cada vez que lo veas, te lo pongas o lo disfrutes.

¿Puede haber algo más bonito?

Le guste el regalo o no, lo acepte o no, ¿qué más da?
El mensaje que queríais transmitir, ha llegado, eso seguro.
Así que, vuestro regalo, es “perfecto”.

Teniendo esto en cuenta, ¿vais a pensároslo tanto la próxima vez que se os ocurra hacer un regalo?

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Pareja, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.