El cumplido más bonito del mundo es…

¡Gracias por ser tú!
¡Gracias por ser como eres!

Ni más delgada, ni más gorda, ni más alta, ni más baja, ni más lista,… Ni más nada. Ni menos nada.

Sólo tú, justo tal y como eres.
(Me encanta como lo dice Bruno Mars: “Just the way you are”).

Y es que, como decía el vampiro de la película Crepúsculo, encontrar a alguien que es “justo tu marca de heroína” (es ñoño y bastante bestia a la vez, y él un acosador en toda regla, pero me encantó la frase), te hace tenerlo muy muy claro.

El “vicio” que tenemos de querer cambiar a las personas, no sólo puede llegar a ser una falta de respeto, sino que altera lo más primordial de la persona, puede que justamente eso que nos atrajo y enamoró de ella, su esencia.

Todos queremos aceptación, aprobación, cariño, cuidado, respeto, admiración, incluso validación (aunque nos suene mal…).
Queremos sentirnos bien con nosotros/as mismos/as.
Brillar en todo nuestro esplendor.

Que otra persona te vea tal y como eres, que no haya medias verdades ni ocultaciones ni transformaciones, y te quiera tal y como eres… Eso es el AMOR.

¿Puede haber algo mejor?

Acerca de Cristina

Psicóloga Colegiada Torrejón de Ardoz
Esta entrada fue publicada en Mujeres, Pareja, Psicología, Sabías que... y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.